La Cinemateca Nacional celebra 26 años de existencia, en ella se guardan los filmes que han estremecido al país y los personajes que salidos de la realidad aparecen como en una película de ficción

Rebeca Arcia M.

revista@laprensa.com.ni

En conmemoración de su aniversario, la Cinemateca Nacional, ubicada Centro Cultural Managua, presenta desde el primero de diciembre la Primera Muestra de la Historia del Cine y Vídeo Nacional, la cual culmina mañana domingo. Las tandas son a las 5:00 p.m y 7:00 p.m. y la entrada es 35 córdobas.

De la azotea del Palacio Nacional de la Cultura se ven los lugares históricos de la vieja Managua, la antigua la catedral, de ella se aprecian los detalles del arcángel Gabriel en uno de sus costados. Allí se encuentra la oficina de la actual Cinemateca Nacional, un lugar que, más que guardar el archivo fílmico nacional, parece ser un centro de vídeo en el que se hacen transferencias de un formato a otro.

Monitores, máquinas de vídeo, cables, afiches de algunas producciones recientes como El Inmortal decoran ese sitio en el que atiende Marcio Vargas Arana, director de la Cinemateca, la asistente administrativa y la sala donde se ven las producciones fílmicas. Todo en un espacio que no llega a los diez metros.


GRAN ARCHIVO FÍLMICO DE CENTROAMÉRICA

Hace veinte años, existía una entidad que se encargaba de producir y resguardar las películas nicaragüenses, el Instituto Nicaragüense de Cine (Incine), se dice que en esa época se hacía más cine del que se veía. Sin embargo desapareció en la década de los años noventa.

Según Marcio Vargas, la institución que él dirige es un “pedazo” de lo que fue la gran productora Incine, la cual dejó una herencia de aproximadamente treinta mil horas de cine, donde además de producciones nacionales hay películas internacionales. Vargas explica que esa cantidad convierte a Nicaragua en el país que más archivo fílmico tiene en la región centroamericana.

Sin embargo, no todo es tan buena noticia porque, a falta de presupuesto, durante 16 años estas películas no se han restaurado y poco a poco se han perdido. “De todas las películas que están malas, el 75 por ciento puede salvarse pero hacer un proceso de restauración es bien caro”, señala el director.


PELÍCULAS ANTIGUAS

Vargas cuenta que las primeras imágenes que se registran del cine nicaragüense pertenecen a la colección de Somoza, éste tenía Producine, una empresa de capital extranjero que hacía el noticiero oficial de la dictadura, anuncios comerciales, toda la propaganda ministerial y filmes didáctico-militares.

Aunque se han encontrado imágenes en las que aparece Sandino, allá por los años treinta.

Luego en 1956 se rodó con paisajes nicaragüenses la película Rapto al Sol, y dos años más tarde, La llamada de la Muerte, ambas fueron producciones mexicanas y en ellas se encuentran imágenes de Managua antes del terremoto de 1972.

Milagro en el bosque es la primera producción nacional. La película relata la aparición de la imagen de Santo Domingo en 1885 a Vicente Aburto, quien vivía solo con su mujer Cirila. En una ocasión mientras cortaba leña, se encontró con la imagen, la que llevó a su casa y ésta desapareció en dos ocasiones. A pesar de haber sido producida hace 34 años, esta película se proyecta en el mes de agosto por la televisión nacional, en honor a las fiestas de Santo Domingo de Guzmán.

EL PRESENTE

Actualmente la Cinemateca Nacional tiene la única sala en el país que muestra otro tipo de cine, según Vargas, ya que desde algún tiempo esta entidad ha tratado de proyectar lo nacional.

En cuanto a los cineastas nicaragüenses, Vargas cuenta que han surgido jóvenes que desde sus computadoras hacen sus producciones. “Lo que ahora están haciendo un montón de gente joven es vídeo arte, que no han estado en escuelas de cine y son como una luz de lo que puede ser una generación nueva”, asegura.

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal