—HUGO HERNANDEZ OVIEDO—
Managua



Este 19 de mayo se cumplieron cinco años de haberse retirado de la escena del mundo el inolvidable amigo César Sobrevals; fue un artista digno ejemplo para la juventud que desea la superación personal.
Con modestia aconsejaba a las personas el secreto de su triunfo: «...Con esfuerzo y constancia se puede lograr lo que uno se propone; hay que estar en la lucha constante con uno mismo y en la búsqueda de la superación y el encuentro de las cosas. Sólo así se puede triunfar en la vida...»

NACIO EN VERACRUZ, MEXICO

César Dimas Sobrevals Soto, vio la luz primera el 19 de febrero de 1939 en San Andrés Tuxtla, Veracruz, México; creció bajo las orientaciones y cuidados de su señora madre doña Mary Soto de Sobrevals; el pequeño César siempre demostró su talento escribiendo poemas.

ARROLLADORA PERSONALIDAD ARTISTICA

Después de bachillerarse, pasa a incorporarse en la Academia de Teatro Andrés Soler de la Asociación Nacional de Actores, donde corona su carrera de actor y director teatral. Inicia una serie de actuaciones en varias obras. César era un incondicional amigo, poseedor de talento artístico creativo, presto a la risa de contagiante alegría, admirable en la narrativa e interpretaciones de los poemas de su propia autoría, era de gran soltura de esa que experimentan las personas que han recorrido mucho mundo.

Fue un gran actor de teatro, radio, cine y televisión. Al fallecer estaba incorporado como diputado local de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal. Fue director de proyectos cinematográficos a realizarse en Veracruz.

SU LLEGADA A NICARAGUA

En 1961, César Sobrevals vino a Nicaragua como Maestro de Ceremonias del espectáculo «el Gran Circo Ruso», cuya atracción principal era «El Gran Thomas», un hombre con nervios de acero que conducía una motocicleta sobre un enorme cable de acero con una punta atada en la cúpula derecha de la torre de Catedral y la otra punta en el extremo atado en la parte superior del Kiosko de la Música del Parque Central. Lo sorprendente del acto era que no tenía red de protección y conducía la moto con los ojos vendados, llevando en sus manos una barra de equilibrio. Este mismo espectáculo se presentó en el Estadio Nacional, cuyos extremos eran de un lado al otro de los palcos.

En esos días accidentalmente, César conoció a la destacada actriz teatral Socorro Bonilla Castellón, siendo afines al quehacer teatral, él, egresado de la Academia Andrés Soler y ella había realizado estudios de Artes Escénico en España. Simpatizaron y surgió el proyecto en favor de Sobrevals (cuando él finalizara su contrato con el Gran Circo Ruso en Buenos Aires, Argentina) sería contratado para dirigir la «Comedia Nacional de Nicaragua». SOBREVALS CANCELA PROYECTOS POR TRASLADARSE A NICARAGUA

Con gran despliegue publicitario en las páginas de espectáculos de los diarios mexicanos, Sobrevals cancela importantes proyectos actorales en teatro y cine para anunciar su traslado a Managua, Nicaragua, para dirigir la «Comedia Nacional de Nicaragua». Inicia su labor dirigiendo y actuando en algunas obras, pero sufre tremenda desilusión al percatarse del poco movimiento teatral que económicamente era para él, muy pobre, razón por la cual busca trabajo como actor de radionovelas en el Cuadro Dramático de Radio Mundial, siendo uno de sus más sonados éxitos «El Ranchero que llegó a la ciudad», también buscó nuevos horizontes en Televisión Canal Dos, como conductor del programa «El Club del Hogar». Posteriormente fundó y dirigió el programa «El Rancho de Sobrevals», calificado como uno de los mejores de la televisión nacional (al aire libre y en horario del mediodía) que punteaba el raiting de mayor audiencia.

FUNDA ACADEMIA DE TEATRO

César recorrió Nicaragua presentando obras de teatro con un elenco encabezado por la actriz nicaragüense Leda Icaza; luego fundó y dirigió la «Acadedmia de Teatro Las Máscaras»; se traslada a vivir en Matagalpa donde labora como director de una radioemisora, tiempo después fundó la Asociación de Teatro de Matagalpa y con lo mejor del elenco de esa Asociación, presenta en el Teatro Nacional Rubén Darío la obra «Señoritas a Disgusto».

Años después retorna a Managua y participa en proyectos cinematográficos de documentales con la belleza tropical del paisaje nicaragüense, en los cuales Sobrevals dejó impresa su voz con la narración en esas cintas filmadas por Felipe Hernández para PRODUCINE.

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal